miércoles, 10 de octubre de 2012

Sobre algún lugar


El olor a alcohol y la sensación de humedad pueden ser producto de los nervios. Ya han pasado dos horas y la habitación se sigue sintiendo igual.
Las paredes las imaginé siempre blancas, así que este color grisáceo no me resulta natural. Quizá es el humo de nuestros vicios lo que nubla un poco el lugar. ¿Qué te ha hecho escoger este sitio?, ¿Qué lo hace especial?
No esperaba una habitación lujosa, mi inconformidad no tiene nada que ver con la sencillez de la decoración. El problema es que llevo medio año imaginando este lugar, no te ofendas si no me siento a gusto todavía. Y si me río mucho, lo siento, a veces es incontrolable.

Abrí la ventana para respirar un poco, nadie me dijo que en momentos como este, podría olvidar cómo respirar. Miré hacia abajo, y la ciudad se extendía a mí iluminada, protegida por sólo dos pequeñas estrellas que parecían esconderse.
Entonces todo tomó un sentido diferente. Ahora todo me resultaba perfecto. Desde el baño con olor a desinfectante, hasta las flores plásticas que adornaban la mesa de noche. Incluso, las paredes grisáceas, y tus ropas oscuras regadas en el suelo.

sábado, 6 de octubre de 2012

Querer

A Gustavo Antuña

Quererte es mucho más
de lo que te quiero ahora
quererte sin sentirte no es quererte

quererte como quise aquella noche
quedó allí en pretérito
míralo, cariño,
pensar en futuro perfecto
no es quererte de verdad.

Querer que las palabras tomen formas
es quizá mucho pedir
mucho esperar
o mucho querer.

Sentirte solamente cuando duermo
no es querer
ni es sentir
ni es lo que quiero.

Quererte va más allá de madrugadas.

Cariño, dime tú
¿qué es lo que quieres?
yo lo único que quiero
es poder quererte

que se quieran nuestros labios
que se quieran nuestros dedos
quiero sentir querer tu cuerpo

quererte a ti
antepresente
así quiero quererte.