viernes, 21 de septiembre de 2012

En la madrugada


Tu pecho se abre
cubierto de césped
tus dedos me guían
hacia un puente íntimo

tus labios me quiebran
me dispersan
tu cabello me llueve
me empapa de fragancia turbia

Tu sexo…
tu sexo es vulnerable
me espera
me espera

tu voz me ruega
tu voz me grita
tú me tomas
tú me impregnas

tú me despojas

jueves, 20 de septiembre de 2012

Volátil


Cuando la brisa ya ha pasado
vuelvo a la rutina
mi piel se eriza
mi piel te espera.

Dime tú, señor de voz etérea
¿qué sientes cuando la brisa pasa?

Yo siento que hoy eres susurro
otras eres un canto
yo permanezco siendo grama
que se mueve junto con la brisa.

A veces, cuando soy cáctus
pasas a ser arena
tonta arena que me cubre
sólo cuando el sol se aleja.

Cuando soy el sexo
soy las caricias que prometes
soy lo que más te interesa
soy sexo mismo.

Cuando eres voz presente
soy una torpe niña
que juguetea con su cabello
cuando los adultos duermen.

Cuando eres madrugada
eres vigilia encendida
eres travesura perfecta.
Tú, lo eres mismo.

Cuando soy fragancia que vuela
tú eres laberinto de arbustos
yo soy adiós junto a pasado
tú eres, cuando eres
cuando soy, cuando amanece.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Sobre el día en el que el Mar decidió revelarse


Del Mar nací.
Un rayo del sol me llevó hasta él.
Las algas formaron mi cabello.
Largo y brillante
ondulado y frío.

Del Mar aprendí
que su fuerza es mayor que la nuestra
y el día que decidió levantarse
aquellos que dentro de él nadaban
luego huyeron  
y fallaron.

Al Mar aquél día vi
como ascendía espumoso
para encontrarse con el cielo
y a él unirse
por primera vez.

Así nos cubrió a todos
de un velo azul
y encandilante.
Navegantes y pescadores
me saludan desde arriba.

Del Mar nací.
Muy bien recuerdo ese día
cuando él, al fin, decidió revelarse.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Sentidos

Imagino la esencia
que tus dedos brotan
cuando mis calles
recorres.

Imagino la fragancia
que emana de tu cesped
y mis manos empapa
hasta derramarse.

Imagino que caminas
por mi casa
y tocas mis paredes
hasta dejar allí tus huellas.

Imagino que veo tus años
marcados en tu pecho,
y allí
me poso.

Imagino que gritamos
al llegar a la montaña
y agotados de la búsqueda
descansamos.
Entre tantas personas,
fantasma,
apareciste.

Para ti
de mis ropas me he
despojado

quitándote la máscara
tus manos
me han tomado.

A ti
que como animal te llaman
A ti, y a tus años
me prendí.

Fantasma
que del humo naciste
que de las luces
se creó tu silueta

cierro los ojos
para poder mirarte
y espero el día
en el que saludemos al sol

y pueda tallar con mis manos
tu rostro.